In comedor comedor eclectico eclecticismo sillas

Mezclando sillas diferentes en el comedor. Claves para triunfar

Muchas de las tendencias que se ponen de moda en decoración deben su éxito precisamente al hecho de que parecen espontaneas, estilos o detalles que dan la impresión de no haber sido planificados y razonados pero que casualmente han quedado bien, de aire desenfadado, coqueto, etc. Pero lo que funciona siempre tiene una justificación, incluso en aquellos casos en los que se hace sin saber por qué, en ellos también se aplica inconscientemente la lógica.

Eso ocurre con una tendencia surgida hace pocos años derivada del Estilo Ecléctico, fundamentalmente se trata de mezclar en un mismo comedor diferentes sillas, y esta es sin duda, una gran idea si se hace de forma correcta, pero ojo, porque si no, puede dar sensación de desorden, caos, hasta de dejadez. Lo importante para que esta idea funcione, es que haya un hilo conductor, que no parezca que cada una de las sillas ha caído ahí al azar.

6 formas de crear un nexo combinando sillas diferentes en el comedor son:

1 –  Pintar diferentes modelos en un mismo color:
Una manera muy fácil, barata y rápida de darle sentido es pintando todas las sillas de un mismo color, uniendo modelos muy dispares pero todos lacados en el mismo tono de manera que se crea un eje de unión que da sentido al amueblamiento.


2 – Un mismo modelo, varios colores:
Esta opción es justamente la opuesta a la anterior. El mismo modelo de silla exactamente igual, pero en varios colores. En este caso, lo que hace que esta idea funcione es el diseño de la pieza, su silueta, el material. Dependiendo de la decoración del resto del comedor, podemos volvernos locos y que cada silla sea de un color distinto o jugar en unas mismas tonalidades, repetir, está opción deriva en varias posibilidades diferentes.


3 –  Dos modelos de silla diferentes:
Mezclar en un comedor dos modelos diferentes de silla, más nos llevaría al caos del que hemos hablado anteriormente. Que la repartición de los dos modelos sea equilibrada es parte de la gracia del juego, por ejemplo, en un comedor de 6 personas, 3 de un modelo y 3 de otra.


4 – Nota de color por contraste:
Otra forma muy original es romper la armonía del comedor, con una minoría de piezas que llamen la atención, rompiendo absolutamente con la armonía cromática del espacio. Básicamente, se trata de dar el toque de color.


5 – Contraste de piezas morfológica o cronológicamente antagónicas:
Combinar piezas modernas con clásicas o bien asientos de un estilo muy racionalista con otros de formas orgánicas. O algo tan simple como alternar sillas con un banco.

6 –  En un ambiente neutro, ¡libertad total!
Acabamos con la anarquía total, pero sólo es recomendable en espacios muy neutros.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email